La vida sexual y el deporte

La vida sexual y el deporte

Muchos educadores de adolescentes y jóvenes han invitado al deporte, como se invita a un consumo de energía para evitar «la práctica del vicio». De ese modo –suelen decir los educadores- se ocupan, se cansan y se extenúan y evitan complicaciones y problemas. «Mens sana in corpore sano». Era la norma de siempre. Pero la educación física y la sexología necesitan una confrontación que está todavía por hacer.

Vamos, concretamente, con una pregunta que puede ser incluida en el tema de la higiene. La pregunta ya no es la clásica, sino ésta: ¿Ayuda o desfavorece la práctica sexual para el deporte? Es costumbre de los entrenadores exigir la continencia a sus deportistas antes de una competición. Los entrenadores no quieren que sus esposas les acompañen. Unos días antes de las competiciones suelen exigirles que se abstengan de las relaciones sexuales. Estar en forma exige una continencia al menos inmediata.

Pero la sexología nos dice que es bueno estar en forma para hacer el amor y que hacer el amor contribuye a estar en forma. ¿Cómo se entiende esto? Cuando la actividad sexual es «un descargue», el individuo «se vacía y extenúa». Cuando la actividad sexual es una acción creadora, el individuo se encuentra creador y en forma. Aquí tenemos ya un primer dato importante.

ERRONEO CONCEPTO DEL VICIO

Pero incluso en ciertos casos habría que pensar en algo más terrible. Y es toda nuestra concepción de la sexualidad como vicio, así como la identificación de la salud y la energía humana con la abstención del mismo. Por supuesto que la cosa no es nada simple de resolver, al menos con nuestro modo habitual de ver y de vivir la sexualidad.

Un nuevo dato: la práctica sexual serena y humana hace a las personas más serenas y más humanas. Es decir, menos agresivas. Lo cual no quiere decir que las hagan menos creadoras. Pero –y aquí viene el hándicap- el deporte tal y como se práctica es competitivo, agresivo y violento. Del futbol al ciclismo, pasando por la natación y diversas actividades de atletismo, nuestra concepción de esta actividad se basa en la superación, en batir records y en «llegar el primero». Su gran base y objetivo es la competición.

FRUSTACIONES Y AGRESIVIDAD

Ciertas frustraciones –confesémoslo- ayudan a batir mejores records. Ciertas marcas no se lograrían sin el precio de muchas agresividades contenidas. Estamos muy lejos del deporte humano, y muy en la línea de la guerra en simulacro. Los teóricos del deporte conocen muy bien estos registros.

Habría que plantear estos problemas de fondo y luego tratar de ver cada deporte o modalidad en sí. También cada individuo en sí, con su forma o modo de vivir su sexualidad, así como las consecuencias de su práctica sexual. Lo mismo puede decirse para el trabajo en general.

Efigenio Amezua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *