Tran-sex, la pista del léxico

Tocar las identidades de los individuos es algo que no se hace a la ligera. La identidad de un individuo es algo que se construye despacio. Y no se va de un sexo a otro ni se cambia una cosa tan importante en ellos como es la identidad. ¿Qué es la transexualidad de la que tanto se habla?

La pista del léxico ofrece una idea interesante. En los comienzos del siglo XX, la primera generación de sexólogos —y Hirschfeld sobre todo— buscaban cómo nombrar esta figura hicieron una serie de ensayos hasta que dieron con la noción de intersexualidad.

Nadie es sólo de un sexo o sólo de otro. Todo individuo está hecho de los dos. Y la clave es saber cuánto de uno y cuánto de otro. De ahí que no resultara extraña la otra noción, formulada también por Hirschfeld, de continuo de los sexos en el que cada cual se construye con esas dosis de elementos de ambos siempre presentes

La re-formulación que hizo Ellis de este continuo fue formulada en el análisis de los rasgos propios de un sexo sin exclusión de los elementos del otro. Ellis planteó tres grandes grupos de estos rasgos o caracteres. Pero no insistió en los términos consabidos de biológicos o psíquicos o sociales sino en la continua referencia a ambos sexos. O sea, a la noción de continuo como cauce de la identidad de cada cual, la suya.

Un hilo conductor

Al hablar de trans no hacemos sino ir de un sexo a otro para movernos siempre en la misma materia de ese continuo. Curiosamente hay una fina beta que siempre puede conducir nuestra búsqueda de mínima clarificación.

Los individuos que se quejan de transexualidad siempre se sienten más de un sexo que de otro. Su identidad se resiente de no encontrarse a gusto en su sexo preferente. Es decir, en la incómoda presencia de los rasgos del otro sexo. Situarse en el continuo de los sexos es una elección que se hace entre muchos elementos.

Una mujer —escribió Simone de Beauvoir en El segundo sexo— no nace, se hace. Pero lo mismo sucede con un hombre. La tarea de hacerse sexuados se presenta ardua y minuciosa cuando ésta se se separa de la referencia a los dos sexos. La minuciosidad de sus detalles resulta abrumadora cuando se los separa de la biografía o se quiere reducir la biografía a un sólo plano.

La intervención de apoyo en estos casos no puede reducirse a un aspecto, sea éste más biológico o psíquico o social. Pero tampoco a la suma de los tres. Se trata de otro nivel y de otro ángulo de mira.

Salir del laberinto

La pista del léxico ofrece un hilo conductor que permite no perderse demasiado, incluso salir del laberinto. Tirar de ese hilo del léxico tejido por esas nociones de continuo de los sexos y la intersexualidad nos permite ver algo más claro y ver algo más claro es ya pensar en una salida de ese laberinto.

Ha habido un excesivo peso de diagnósticos y tratamientos sin escuchar a los propios individuos y sus perplejidades. Ciertamente la transexualidad es un problema complejo porque toca el núcleo mismo de los sujetos como sujetos sexuados que son y que no pueden no serlo.

El sexo no es una realidad ni bio-ni psíquica ni social. Es un concepto. ¿De qué materia están hechos los conceptos? Como concepto es un instrumento que nos permite entender algunas cosas de interés que suceden a todos y a cada uno. Y es que se es sexuado y no se puede no serlo.

El concepto principal

Los autores de los DSMs han hecho un reparto de tareas para que los profesionales trabajen en equipo y no diverjan demasiado unos de otros. Pero no se ha propuesto, ni es su función, plantear la sexuación. Y este concepto —junto con las nociones aludidas— puede ser el hilo de Ariadna que nos haga ver más claro una salida de este laberinto y respirar aire distinto.

Porque el sexo no es una cuestión de genitales sino de sexuación. La pista del léxico es clave en este caso La sexuación biográfica es un concepto básico y central de la sexología. Y ésta puede ofrecer una forma distinta de plantear ese hecho de ser sexuados a gusto.

Estar a gusto con su propio sexo siempre se juega con elementos de otro. Y el caso de la transexualidad es uno más dentro de la variedad que se juega en el continuo de los sexo. Un sexo siempre tiene elementos del otro. Se trata de dosis.

Para más información sobre el concepto de sexuación puede consultarse la página de conceptos de nuestro portal en  la web http://www.sexologiaenincisex.com/conceptos-de-sexologia-y-sexualidad/01-los-grandes-conceptos-la-sexuacion/

Ponencia del Prof. Amezúa

Co-director del Master de Sexología Incisex-Universidad de Alcalá. Madrid

Encuentro Europeo sobre Transexualidad, Madrid, julio 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *