LOS APAÑOS

Cuando se mira atrás y se ven los miles de parejas que han pasado por este despacho hay un apartado que da un cierto pudor encontrar un nombre para llamarlos. Son los apaños.

No se llega a entender por qué esos siguen juntos. Pero es porque les compensa. Compensar es una forma de apaño. Los soberbios dirían que esos no son una pareja o que no vale la pena vivir así, que más les valdría buscarse otra cosa cada cual por su camino.

Quién puede constituirse en juez supremo para decir esto cuando a ellos, conscientes, eso les sirve?

Muchos se reirían de ellos si supieran sus miserias. O cobardías. Pero entre ellos tienen una peculiar complicidad que hace que eso les sirva… Miseria es tambien para muchos la misma vida humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *