Los Centros de Educación Sexual

Artículos de sexología y sexualidad. Los Centros de Educación Sexual

 

Los centros de “Family Planning” aparecieron desde hace muchos años y hoy es muy raro el país que no cuenta con buen número de ellos. Su nombre hace pensar en el control de la fecundidad y en la planificación familiar. De ahí el rechazo de algunas ideologías a su instalación o promoción.

Sin embargo, estos centros cumplen una misión específica, como impartidores de información y de educación sexual. Son las sedes de las mejores realizaciones en materia de educación popular. A ellos recurren gente de todas las clases sociales y condiciones, en busca de una ayuda, de una información, de una aclaración… de una educación.

Las Naciones Unidas y la organización Mundial de la Salud son las dos entidades mundiales que más directamente han contribuido a la realización de estos centros, verdaderos focos de irradiación para una toma de conciencia de los problemas sexuales.

Más de cien años de historia

En 1882 la doctora Aletta Jacobs fundó el primer intento de este tipo de centros en un barrio pobre de Ámsterdam. En los comienzos del siglo XX, en 1916, Margaret Sanger, la célebre pionera de tantas realizaciones en este campo, abre en Nueva York el primer centro norteamericano. Esta mujer, sin lugar a dudas la más célebre y animosa del movimiento, fue poco más tarde la fundadora de la “Federación Internacional para la Planificación Parental” (International Planned Parenthood Federation), entidad que, actualmente, es la máxima irradiación –no institucional─ de información sobre estos temas.

En 1921 Mary Stopes crea en Inglaterra su primer centro, con las mismas intenciones que las anteriores. Condicionados en sus comienzos por una ideología neomaltusiana, estos centros y las cadenas que a ellos se siguieron, no dejaron de suscitar problemas muy lógicos del lado de la moral tradicional. La educación sexual estaba todavía en pañales, y sus actividades se centraban más bien el un servicio público de control de la fecundidad.

Una necesidad social

Con los avances de la educación sexual ─países nórdicos y Estados Unidos especialmente─, el cariz inicial se fue extendiendo hacia una verdadera información general referente a la sexualidad. Desde 1930 ─y especialmente desde después de la segunda guerra mundial─ los centros de “Family Planning” han sido sedes de investigaciones, campañas de información y educación… amparadas por los organismos oficiales y de utilidad pública reconocida.

Esto nos obliga a considerar la necesidad que toda sociedad tiene a contar con centros semejantes, desde los que se impartan las bases para una educación sexual más acertada y racional.

Por EFIGENIO AMEZUA (diciembre 1975)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *