“LOS HIJOS DE DON SANTIAGO”

Un paseo por el casco antiguo de nuestra sexología

 

higiene-del-matrimonio

El aperitivo del siglo XIX

Los viajeros o forasteros que venían a la Villa y Corte, solían usar como vademecum un libro-guía escrito por el Dr. Pedro Felipe Monlau, titulado Madrid en la mano (Edición adornada con retratos, grabados, intercalados en el texto, láminas sueltas y el plano de Madrid, publicado por la Imprenta de Gaspar y Roig, Editores, Calle del principe, número 4, Madrid, 1850) El gremio de libreros anticuarios ha reeditado en facsímile esta obra en 1989.

La guía de Monlau

Pero los casaderos que se iniciaban en las relaciones o que simplemente “pelaban la pava en las ventanas” solían usar otra guía, curiosamente escrita por el mismo autor, ese polifacético médico y humanista, inquieto y erudito Dr. Monlau, titulada Higiene del Matrimonio o Libro de los casados, en el cual se dan las reglas e instrucciones necesarias para conservar la salud de los esposos, asegurar la paz conyugal y educar bien a la familia, En la Imprenta de M.Rivadeneyra, Salón del Prado número 8, Madrid, 1853.

“En ella —escribe en la Advertencia preliminar— se compendian varias nociones útiles, generalmente ignoradas; se dan preceptos importantes para la conservación de la salud de los individuos, considerados en el estado de matrimonio, se dictan reglas provechosas para la felicidad doméstica, la crianza y la educación de la familia, y se combaten errores y preocupaciones harto comunes. Creo por lo tanto que el objeto de este libro es plausible, y que su lectura no podrá menos de ser muy beneficiosa a las personas casadas o en vías de casarse, para quienes ha sido escrita. Yo creo -termina el autor- haber acertado con esta guía: resta ahora que el público inteligente abunde en mi sentir”.( Ib., p.V).

Y, efectivamente, ese “público inteligente” abundó y le gratificó con una lluvia de ediciones. Al menos, de entre las que hemos podido utilizar, con un total de trece a lo largo de los años sucesivos desde el cincuenta y tres en que apareció la primera. A los efectos de esos años, podríamos hablar de un auténtico bestseller.

El Doctor Monlau había sido en los años anteriores un pionero del higienismo. En 1846 había escrito un no menos exitoso tratado titulado Higiene privada. Más adelante, ya en los años sesenta, —como profesor de Psicología— publicó su texto propio. Pero, sin ninguna duda, la Higiene del Matrimonio fué el libro de más éxito editorial, hasta convertirse en libro de uso o de mesita de noche, aunque, bien es cierto que, en ocasiones, escondido y con el conocido morbo de contener páginas de contenido denominado escabroso como era todo lo relativo a la “alcoba conyugal”.

Monlau puede, pues, ser considerado como el más significativo pionero —incluso el diseñador— de este género en España. Se ha insistido mucho en la idea de que el siglo XIX ha estado dominado en temática sexual por loqueros y alienistas, lo cual es en cierto modo verdadero, pero se ha dado poco interés a este otro fenómeno revelado por el repertorio de obras que —si bien no son para salir de un marco propio de la época— plantean, no obstante, algunos pasos en otra dirección. Por ejemplo el de la figura del “médico de cabecera”, asistente, educador, testigo del nacer y del morir en la familia, así como de las dichas y desdichas de la vida cotidiana, entre las que, obviamente eran incluídas las ya aludidas de la alcoba.

El género iniciado por Monlau será continuado por otros, aunque, si bien más especializados, no sin su amplio horizonte y con algo más del luego llamado “olor a clínica” que tanto ha marcado a algunas publicaciones de este estilo. Un ejemplo podría ser éste: Higiene y fisiología del Matrimonio, o sea Historia natural y médica del hombre y de la mujer casados. Teoría nueva de la generación humana. Esterilidad. Impotencia. Frigidez. Imperfecciones físicas. Medios de tratarlas. Higiene especial de la mujer en estado interesante… por D.Antonio Blanco, Doctor en Medicina y cirugía, etc., Librería de Saturnino Gómez, Concepción Gerónima, número 19, Madrid, segunda edición, 1884.

Junto a las obras originales, empezaron a circular también las traducciones; especialmente del francés y del inglés. Tal es el caso de algunos manuales que, sin ser dirigidos al marco del matrimonio, cubrían los recursos de discreción y secreto. Como tipo, se puede ofrecer éste: “El discreto amigo. Tratado práctico sobre la anatomía y la fisiología de los órganos generadores y de sus enfermedades, con observaciones sobre el onanismo y sus funestos resultados, tales como la incapacidad e impotencia intelectual o moral; revista completa de las enfermedades venéreas y sifilíticas, con fáciles y sencillas instrucciones para que desaparezcan los síntomas secundarios…Incluyendo observaciones generales sobre el matrimonio y sus impedimentos, con los medios para combatirlos. Ilustrado con 100 láminas en color, por R. y L. Perry y Compañía, Médicos consultores… Imprenta del Seminario y de la Ilustración, Jacometrezo, 26, Madrid, 1855.

E.Amezúa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *