LOS DOS TRATAMIENTOS MÁS EFICACES

Tras numerosas experimentaciones, los sexólogos Masters y Johnson han puesto en práctica los procedimientos aparentemente más serios, con resultados positivos.

Los remedios más serios y eficaces de que disponemos para corregir la eyaculación precoz o rápida pueden resumirse en estos dos: el tratamiento psicoterapéutico y el preconizado por los expertos Masters y Johnson como la sexoterapia

LA PISCOTERAPIA QUE RECONSTRUYE LA PERSONALIDAD

Como es sabido, la psicología clínica tiene muchas escuelas y corrientes. Un psicólogo clínico puede proceder de una orientación experimentalista o conductista, o de una inspiración marcadamente psicoanalítica. Según estas grandes pistas, los enfoques de la llamada psicoterapia variarán también en sus métodos prácticos. Unos son más rígidos, más condicionantes; otros ponen más acento en la libertad personal de quien es tratado.

Unos se centran más en el comportamiento; otros se fijan de un modo más peculiar en las motivaciones inconscientes. Ni que decir tiene que aquí no hacemos más que sugerir. Sea lo que fuere, en cada método concreto, la psicoterapia como tratamiento de la eyaculación rápida o precoz se revela de una eficacia garantizada.

¿Cómo actúa la psicoterapia en una persona que se queja de dificultades sexuales? Mediante la reconstrucción integral de la personalidad. Y en esta reconstrucción entra el tratamiento de las dificultades o conflictos sexuales. En unos casos habrá una mayor acentuación sobre los conflictos personales; en otros sobre los interpersonales, intergeneracionales, culturales, etcétera. Pero, en todos ellos los tratamientos psicoterapéuticos pueden ser considerados como los de mayor y más rentable eficacia, al menos a largo plazo.

LA SEXOTERAPIA SE CENTRA EN LA PROPIA EYACULACIÓN

Los conocidos sexólogos norteamericanos Masters y Johnson han llevado a cabo una metodología especial para el tratamiento de la eyaculación precoz o rápida. Consiste este tratamiento en centrarse en la misma eyaculación para curarla de su disfunción rítmica temporal. Así como en la psicoterapia todo partía del conjunto para llegar a la curación del problema concreto, en este caso –si se nos permite explicarlo así– se parte del síntoma para tratar la sexualidad integral.

Una serie de ejercicios, llevados a cabo por la pareja, centra la terapia. Son los denominados ejercicios de compresión. En el momento de la eyaculación inminente, una compresión del pene por parte de la mujer es suficiente para causar un cierto dolor o malestar en el hombre. Dolor o molestia que ocasiona la vuelta a un estadio anterior de la eyacualción. Este ejercicio, repetido veces y veces, puede ser considerado como el fundamento del tratamiento sexológico de los célebres especialistas.

Sin embargo –insistimos–, eso no es más que la base. La sexoterapia, de la que hablamos, lleva mucho de educación sexual, de información, de tratamiento de los conflictos de pareja, de comunicación, de sensibilización y de reestructuración total de la sexualidad personal y de pareja. por eso no está demás el advertir que la nueva terapia preconizada por Masters y Johnson puede llevar a muchas personas a planteamientos parciales y equívocos.

No es una terapia simple y vulgar, como algunos creen. Tampoco es una receta que cada cual pueda aplicar a su manera. No es, ni mucho menos, un truco o un invento para fomentar advenedizos, o aprendices en el campo de la sexología. Es una reestructuración integral –como hemos dicho– de toda la sexualidad. Y esto no es accesible a cualquiera si no tiene una formación sexológica seria.

Insistimos en esto porque puede pensarse muy fácilmente que estos métodos, por ser prácticos, son fáciles. El problema de fondo en que se basa esta sexoterapia es la vivencia de una nueva sexualidad. Y a esa vivencia no se llega de la noche a la mañana. Hay que decir, en cambio, que, llevados con rigor, estos métodos son los que, hoy por hoy, están dando los mejores resultados. Incluso los más rápidos, a pesar de las reservas que hemos hecho anteriormente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *