No todo es lo que parece. Observaciones a 4 términos

La paidofilia y la pederastia son dos de los términos que más asustan a las madres y padres de mi país, en dónde poco a poco la sombra de los abusos sexuales a menores de esas comienza a sentirse. No sé por qué las preguntas de Paidofagia y paidofobia, pero acá haré una breve descripción de lo que pienso de ellas.

Paidofilia

Es el término más correcto etimológicamente pero menos común (se usa pedofilia) para referirse a una “Parafilia”que consiste en que la excitación o el placer sexual se obtienen, principalmente, a través de actividades o fantasías sexuales con niños.

  • Es importante aclarar para iniciar, que pensarlo como una Parafilia es darle de plano no una definición sino una calificación.
  • Que niños es un concepto ambiguo y puede ir desde cualquier edad, hasta la edad legal de cada país. (13, 15, 17 años) y eso lo hace más ambigüo aún.

Si fuéramos consecuentes con la etimología del término y no con su carga histórica y moral, todos deberíamos ser paidófilos, pues nada mas bello que el afecto o el amor a los niños. Lamentablemente y de nuevo Krafft Ebin se mete en la historia y le da otra connotación a las cosas, lo que el denominó Paidofilia Erótica se ha vuelto sencillamente paidofilia, luego a Forel y luego al DSM IV, y estamos donde estamos.

En la actualidad en mi país es común que los medios de comunicación usen indistintamente Pedofilia y pederastia, pero en algunos círculos separan los términos como en deseo y la acción.

El pedófilo, no deja ser enfermo, pero sólo desea. El Pederasta llega al menor y por consiguiente, sin importar la edad del menor (todos son iguales, sea prepuber de 12 o adolescente de 16) y eso lo convierte en un delincuente.

Tratando de separar las edades se está dando a conocer un nuevo término que de alguna forma trata de justificar al adulto y es la efebofilia, también conocida como hebefilia, que es la atracción por adolescentes o que ya han pasado la etapa púber. Así un efebofilo por lo general no comete un delito porque el otro es menor pero tiene la edad de consentimiento sexual, pero moralmente no es nada bien visto, con el agravante si es mucha la diferencia de las edades o si es una relación homosexual en la que casi todos ven delito inmediatamente.

Hay un término adicional que he conocido en los Estados Unidos y es los boylovers. Ellos defienden su derecho a amar a los niños. Pensaría yo que es un neologismo para Pedófilo en el sentido original del término y si realmente los aman, no son los candidatos a abusar de ellos, como si lo son aquellos que no los aman.

Pederastia

Volviendo a la etimología, la pederastia ya tiene una carga erótica. Si bien todos debemos ser pedófilos en el etimológico uso del término, la pederastia es una particularidad sexual. Algunos adultos o adultas sientes deseo por menores. Como decía, en mi país, son vistos como los que cometen la acción, pero en este caso de los términos, serían los únicos que desean la acción, pues su eros está orientado allí.

Paidofobia

Jugando a la etimología es un persistente, anormal e injustificado miedo a los niños. Por lo tanto, criar niños o tenerlos alrededor puede producir malestar. Supongo que esto hace a los niños proclives de ser maltratados por el paidofóbico.

Paidofagia

En algunas culturas comer bebés en ceremonias especiales es lícito y además deseado. Pero no le encuentro relación con el tema.

Para terminar

Como periodista insisto en la responsabilidad de los medios de comunicación de llamar las cosas por su nombre y no confundir los términos y las definiciones. Como sexólogo en formación comprendo el miedo cultural que se tiene a los pedófilos y a los pederastas, pero no justifico que el miedo a la diferencia nos autorice para emprender cruzadas a veces injustas contra seres con particularidades sexuales diferentes a las nuestras.

Siempre la moral sexual imperante establece lo lícito de lo ilícito y se establecen los límites de lo prohibido y lo permitido, y nos tenemos que someter a ello o pasamos a hacer parte de la larga lista de los viciosos o enfermos.

Creo, respetuosamente que le pedofilia no es reprochable, pues no hay intención de daño alguno al menor, no hay acción violenta directa o indirecta y es un estado íntimo del sujeto sexuado. En el caso del pederasta, entraríamos al tema particular de lo que es abuso o no, del consentimiento o no, pero se demuestra cada vez más que las edades de consentimiento no tienen nada que ver con los hechos de abuso. Pues el grueso de los abusos sexuales son cometidos en edades siempre inferiores a las edades de consentimiento. (6-7 / 10-12). Si no infringe la ley y hay consentimiento ¿Dónde está el problema?.

La pederastia considerando las edades de consentimiento, no tiene que ser vista como una enfermedad, ni como un desorden, ni como una parafilia. Lo que en México puede ser una relación completamente normal de un joven de 22 años con una chica de 15, en USA es un acto perverso de pederastia y sólo los separa el Rio Grande del Norte. ¿Es esto lógico u objetivo?. Es sólo una muestra de cómo pretendemos limitar y ejercer control sobre la sexualidad de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *