Postal victoriana Prevención de embarazo

Poco a poco estamos ya constatando los efectos de una generación que piensa el sexo desde los genitales. El plan fue, cuando esto se implantó, cambiar la educación sexual por la salud sexual.

Este plan tiene una ventaja muy grande. Y es que no requiere pensar el sexo. Parte de que el sexo es una práctica y no una noción o un concepto. Y como práctica debe ser sana y quien lo enseñan, es la profesión sanitaria, no el profesorado de los centros.

Hasta hace unos años, la educación sexual pertenecía al Ministerio y a las Consejerías de Educación. Llevamos ya un tiempo en que eso es materia del Ministerio y las Consejerías de Salud.

De esa forma se parte de lo urgente que es la reducción de enfermedad o de patología. Y en nombre de lo urgente ha quedado relegado lo importante que es el contenido. La educación sexual se ha reducido (si es que algo queda) a la prevención sanitaria: al sexo sano.

Cuando en el Master de Sexología nos encontramos con quienes han salido de esos planes, suelen decir que han sido engañados. En nombre de la salud y la prevención, se han hecho una idea del sexo como una práctica para evitar contagios y otros peligros. Los contenidos de la educación sexual han desaparecido.

En el proceso de modernización del sexo ha costado mucho elaborar esos contenidos, esas nociones y conceptos que ayudan a entenderse como sujetos sexuados. H.D.R, 24 años, alumna del Master de Sexología (modalidad presencial) señala: “qué bien me hubieran venido estos contenidos para hacerme una idea de sexo hace unos años, cuando yo me preguntaba tantas cosas”.

“¿Cómo retomar -añade- la educación sexual y cómo salir de esta situación en la que no hay más que normas de conducta higiénico-sanitarias? Pero la coartada de lo sano no deja ver la riqueza de los contenidos. Y se parece mucho a otras coartadas”. En efecto, hay una muy conocida que dice: yo estoy a favor de la vida y en contra del aborto. ¿Hay alguien que esté a favor de la muerte? ¿Hay alguien que esté a favor de un sexo no-sano y no-saludable?

Las actitudes de estar en contra o a favor son una cosa. Pero hay otra cosa distinta que es sobre qué se está en contra o a favor. La conversión de la educación sexual en salud sexual ha traído consigo la estadística de cifras de subidas y bajadas de conductas.

Pero hay un efecto que no está en esas columnas y que reduce el sexo a una práctica y anula lo más importante. ¿Estás en contra o a favor de la educación sexual o en contra o a favor de la salud sexual? Llegados aquí, se ha suprimido que cada cual pueda pensar y hacerse una idea por sí mismo. Se ha cerrado el debate. Y tú te callas y sigues lo que te dan.

E.Amezúa

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *