EL HOMBRE DEL QUE TODOS SE REÍAN

[Un ensayo, en forma de relato, sobre cómo los seres humanos dejaron de ser redondos y de algunas consecuencias que se siguieron]

Primera entrega: La ciudad de los seres cortados

Breve resumen

Todo empieza hace mucho tiempo en una ciudad del Mediterráneo, cuando un célebre filósofo, en una reunión de amigos, plantea una pregunta: ¿Qué es el amor? Entre los participantes estaba el hombre del que todos se reían. Según unos, había sido invitado para hacer reír. Según otros, para reírse de él. Aunque el motivo sigue siendo un gran secreto.

Para responder a la pregunta el hombre del que todos se reían dijo que hubo un tiempo en que los seres humanos eran redondos, autónomos e independientes. Y, por eso, insoportables. Hasta que un día se descubrieron cortados en dos mitades. Y, desde entonces, todos buscan su otra mitad.

Y como era una respuesta muy chocante, todos se rieron. Y, con la risa, nadie puso atención en lo que dijo. Y el relato sigue. Y en él suceden muchas cosas. Y el hilo de la pregunta y la respuesta vuelve, una y otra vez. En ocasiones, se enreda como una madeja embrollada. Y el hilo surge, de nuevo. Y el relato continúa.

 

Introducción

  1. La cigüeña

Hace mucho tiempo los niños preguntaban a los adultos por el amor y el sexo. Y estos respondían que los niños venían de París.

Los trae la cigüeña colgando del pico, decían. Y en el camino suceden muchas cosas.

Y les contaban anécdotas sobre el viaje de la cigüeña, según las ocasiones y la inspiración del momento.

  1. Las flores y los animales

Y pasó el tiempo y otros niños siguieron preguntando. Y otros adultos idearon otra respuesta.

Cuando llega la primavera, les decían, el polen se va de una planta a otra.

Y así explicaban la reproducción de las plantas. Luego la de los animales. Y, finalmente, la de los seres humanos.

  1. Los seres humanos

Siempre surgían complicaciones a la hora de aplicar las explicaciones de las plantas y de los animales a los seres humanos.

Había muchas cosas que no coincidían. Y siempre quedaban detalles que no estaban muy claros.

Y decían que era lo mismo. Pero no era lo mismo. Y los niños seguían planteando más preguntas.

  1. La verdad

Un día los adultos se dijeron: vamos a decirles la verdad y así se quedarán tranquilos.

Los niños no vienen de París, dijeron. Tampoco los trae la cigüeña. Vienen de Esta(r)dos Unidos.

Pensaban los adultos que, de esta forma, los niños iban a saber, de una vez y para siempre, toda la verdad.

  1. La Unidad Didáctica

Y pusieron una Unidad Didáctica en Ciencias Naturales para que en los Centros de Enseñanza explicaran toda la verdad.

Pero los niños no preguntaban por la reproducción sino por el amor y el sexo.

Y las explicaciones de los genes, los óvulos y los espermatozoides no servían para responder a las preguntas que hacían.

  1. La materia transversal

En efecto, había muchos detalles sobre cómo sucedían las cosas del amor y el sexo que no entraban en las Ciencias Naturales.

Y probaron con una fórmula que llamaron materia transversal para que todos los profesores contribuyeran cada uno desde su área.

Y ya no les preocupaban las preguntas sino los problemas. Porque, decían, cada vez se inician antes en el amor y el sexo.

  1. Los problemas

Y decían que no había por qué preocuparse tanto de los niños y de sus preguntas chocantes y, aveces, impertinentes.

Los niños, añadían, ya se sabe. Son un interrogante abierto. Algunos decían que la mejor respuesta era un preservativo.

Y dejaron de lado las preguntas de los niños y se dedicaron a resolver los problemas que se acumulaban.

  1. Hablar de sexo

Y hablaban de sexo por todas partes. No había un sitio donde no hablaran de sexo.

Cuando hablaban de sexo hablaban de técnicas y posturas, trucos y recetas. Y de cifras. Y de diagnósticos y tratamientos.

Y, metidos cada vez más en los problemas, se olvidaron definitivamente de las preguntas de los niños y de las suyas.

  1. La información 

Y decían que hacía falta información y que los problemas estaban causados porque no había información.

Y cuanta más información tenían más nerviosos y alterados se ponían. Y los problemas se multiplicaban.

Y buscaban ansiosamente. Y de tanto buscar respuesta se habían olvidado de la pregunta.

  1. El hilo

El amor y el sexo se habían convertido en un gran enredo para todos. Era como una madeja embrollada.

El amor y el sexo, dijo alguien, suavemente, forman un hilo, fino y delicado, entre las ideas y los deseos.

Y por eso, añadió, lo más importante es no perder el hilo de ese gran ovillo. Sucede así en todo relato.

  1. El relato

¿Relato? ¿Había dicho relato? ¿Pero es que había un relato? ¿ Y a qué relato se refería?

Muchos decían que el tiempo de los relatos había terminado. Y que lo que se necesitaba eran explicaciones claras y precisas.

Por ejemplo, habilidades y trucos para la salud física y psíquica. Eso era, decían, lo más importante.

  1. Las preguntas

Y el que había hablado de relato insistió: ¿qué pasaría si nos detuviéramos un poco en las preguntas sencillas?

Formular bien una pregunta, añadió, es la mejor manera de encontrar una respuesta.

Y encontrar una respuesta es la forma no sólo de resolver unos problemas sino de ordenar el conocimiento y no crear otros mayores.

  1. Este relato

El relato que presentamos a continuación es la historia de una pregunta y una respuesta.

Se trata de la pregunta más común y la respuesta más original. Es cierto que este relato puede resultar un poco largo.

Pero todos los relatos son lo que se quiera de cortos y lo que se quiera de largos.

  1. Ojalá sea de su agrado

Este es el relato que hemos compuesto sirviéndonos de todos los documentos consultados.

Si resulta de su agrado, nos sentiremos contentos. Pero si no fuera así, no se enfaden con nosotros.

Nuestros nombres no tienen interés. Por eso no hemos firmado. Después de todo, esto es sólo un relato.

  1. Intriga

Es un relato que tiene momentos hermosos y llenos de emoción. Y otros, hechos de grandes tensiones.

Es una historia tejida con muchas historias. En ocasiones, se diría una madeja muy grande y enredada.

Es la historia de una idea que se abre camino entre otras. Y que no se detiene y sigue adelante.

  1. Aventura

Es un relato de los seres humanos que buscan la manera de convivir de forma razonable.

Y de sus dificultades, explicables, en esta gran aventura compuesta, a su vez, por muchas pequeñas aventuras.

Es un relato de fantasía y de historia. A veces, de ciencia. Y también de pensamiento. Y, a veces, una mezcla de todo.

  1. ¿Qué mueve este hilo?

Todo se concentra en el hilo que teje las vidas de estos seres humanos que se buscan los unos a los otros.

¿Y qué buscan? ¿Qué persiguen? ¿Qué es lo que desean o esperan encontrar con tanta tenacidad?

¿De qué están hechos estos seres? ¿Qué les mueve y les mantiene en esa búsqueda sin fin?

  1. Que ustedes lo pasen bien

La pregunta y la respuesta giran en torno a ese punto de interés. Y ése es el hilo principal.

Es ése el hilo que teje este relato: el hilo atractivo y seductor que impulsa a la aventura de amarse.

Pero no adelantemos acontecimientos. Les dejamos con el relato. Y que ustedes lo pasen bien.

ÍNDICE GENERAL

Introducción 7

  1. El hombre de las preguntas 17
  2. Los seres redondos 27

III. El secreto de los seres cortados 37

  1. El diosecillo de las flechas 49
  2. El pacto de los poderes 59
  3. Los nuevos sucesos 69

VII. El tiempo de las mujeres 79

VIII. Los sexólogos 89

  1. Sobre Sexus 99
  2. El mapa de los conceptos 109
  3. Las proposiciones 121

XII. La nueva vida en la ciudad 133

Notas y fuentes documentales 145

(por capítulos)

Índice analítico 165

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *