Desde los más antiguos naturalistas, médicos y filósofos de Occidente, la mujer fue contemplada de modo prioritario como locus y medio para la generación o reproducción de la especie. De ahí que tanto el esquema teórico de la reproducción como las consecuencias sociales o morales que se derivan de él fueran contempladas desde este principio de la reproducción. Su duración o vigencia se extiende desde Aristóteles, Hipócrates, Galeno… hasta el corte epistemológico de la Ilustración con el que se inicia el paradigma moderno de los sexos.

VER TAMBIEN:

locus genitalis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *