En el concepto de pareja se ha insistido mucho, tal vez demasiado, sobre los criterios de simetrías y asimetrías, equilibrios psíquicos y sociales, etc. y se ha olvidado uno de los más importantes: el de las coincidencias entre los sujetos que componen esa relación y su capacidad de compartirlas

VER TAMBIEN:

compa(r)tibilidad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *