Uno de los filosofemas del pensamiento universal por ser una de las estructuras de la condición humana, posiblemente la más experiencial y tangible según Françoise Heritier . La formulación de dicho continuo ha sido siempre acompañada de polémicas por una falta de clarificación de la misma idea de dicho continuo de los sexos. Una de esas formulaciones más dramáticas fue la de Otto Weininger en su obra Sexo y carácter de 1903.

Sin embargo, en la historia del pensamiento ese filosofema está presente de muy diversas formas y bajo otros conceptos. Genevieve Fraisse ha desbrozado este trabajo en su obra La diferenciación sexual (vers. cast. F/M, Buenos Aires, 1998). Por otra parte la Sexología ha mostrado que los sexos no pueden explicarse por separado sino en relación. Los sexos son una realidad relativa en la que un sexo siempre se refiere al otro y nada de uno se explica sin referencia al otro. El error consiste en haber acentuado en exceso el carácter binario y opuesto de ambos en lugar del continuo de los dos. En dicho continuo no se da ninguno al cien por cien. Se trata de gamas o franjas que dan por resultado uno y de gamas o franjas que dan por resultado el otro. Es, pues, imposible, por impensable, referirse a un sexo sin el referente del otro o al otro sin el referente del uno.

VER TAMBIEN:

Hecho sexual humano.el; Diferenciación; Intersexualidad; sexos, los

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *