Conjunto de corrientes teóricas y movimientos sociales que se han caracterizado por promover el reconocimiento de los derechos de la mujer como sujeto de pleno derecho a todos los niveles. Se ha solido distinguir tres grandes fases: la histórica y primera que empieza tras la Ilustración; otra a finales del siglo XIX y comienzos del XX centrada en el sufragio universal o derecho al voto; y la tercera, que se inicia en los años setenta del siglo XX, centrada en la reivindicación de la presencia general de las mujeres en todos los ámbitos de la vida pública.

En la actualidad suelen distinguirse tres grandes corrientes teóricas principales: el feminismo de la igualdad, que ha tratado de promover la igualación de ambos sexos a todos los niveles, si bien desde los derechos; el de la diferencia que ha tratado de destacar la igualdad de derechos pero también las diferencias que hacen a la mujer diferente del hombre; y finalmente, como nueva alternativa a ambos, el de la diferenciación que, tras el reconocimiento de la mujer como sujeto a todos los efectos —y en su gran parte debido a los logros de las distintas fases de los feminismos—, contempla a los sexos como eje explicativo conjunto. Hablando con propiedad, como Geneviève Fraisse ha subrayado, el nuevo eje explicativo no forma ya parte de una cuestión de mujeres sino de la cuestión de los sexos. Corresponde, por tanto, al desarrollo de la histórica cuestión sexual. De ahí que, tras las últimas fases de los feminismos, fundamentalmente reivindicativos, se apunte cada vez con más insistencia hacia post-feminismos, así como al llamado feminismo razonable

VER TAMBIEN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *