Una de las tres estrategias utilizadas en Terapia sexual, si bien ésta en concreto ha sido poco conceptualizada y por ello mismo, muy desdibujada. Consiste en detenerse, fundamentalmente a través de juegos tácticos de corte transaccional, en la búsqueda y realización de lo que apetece dentro de las pequeñas cosas cotidianas y factibles de las que se vive en la relación. Esta estrategia es combinable con la más conocida de la Focalización sensorial y la de la Prohibición o supresión del coito.

VER TAMBIEN:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *