Tras la Ilustración y con la entrada en la Época Moderna la dimensión razonable de los sujetos empezó a contar más que la autoridad u otros absolutos. Ello propició el planteamiento de las instituciones o instancias "desde abajo", más que "desde arriba", más horizontales e interaccionales que esencialistas o verticales. En algunos campos esto fue canalizado de forma notoria como el de las instituciones políticas y sociales, así como en la búsqueda de nuevas formas de educación y socialización. En todo caso esta herencia de la Ilustración se tradujo en el caso de las relaciones entre los sexos también con nuevos planteamientos experimentales.

VER TAMBIEN:

amatoria razonable; feminismo razonable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *