La ambigüedad de los términos ofrece una variedad resbaladiza de conceptos tales como perversiones, aberraciones, desviaciones, desórdenes, trastornos, enfermedades, patologías, etc. La omnipresencia de los trastornos mentales ha llevado también al uso de la fórmula de los trastornos sexuales que conviene matizar y no usar de manera indiscriminada.

VER TAMBIEN:

Clasificación de los problemas sexuales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *