Bosch- Jardin de las delicias

Por supuesto que la educación sexual no se ha planteado nunca -al menos entre nosotros- como un dilema. Nos gusta mucho más la y griega que une y suma que la “o” que separa y excluye. Por eso siempre hemos planteado todos los métodos anti-conceptivos. Todos. Pero, justo por eso, también hemos indicado junto a la lista de estos conocidos anti-conceptivos, otra lista que es la de los a-conceptivos.

Pasan los años y seguimos con esa sorpresa. A quienes siguen el Curso breve de sexualidad les suele sorprender mucho esta idea. Están habituados a oír hablar de anti-conceptivos o a regirse sólo por estos. Y la sorpresa está en los a-conceptivos.

Se suele seguir con la creencia, muy honda, muy arraigada, de que el sexo es lo que se hace con los genitales. Pero el sexo no son los genitales. El sexo no es un sinónimo de genital. El sexo tiene su propio contenido y muchos conceptos y nociones.

Cuando sólo se usa la idea de que el sexo son los genitales, se suele pensar mucho en la penetración. Es entonces cuando vienen a cuento los anti-conceptivos. Si nos detenemos un poco en la palabra misma y en su noción, anti quiere decir que evita la posible consecuencia de una eyaculación en la vagina.

Los a-conceptivos son un poco diferentes. No son anti. Sino previos o distintos del anti. Y su noción nos lleva a pensar en un conjunto de cosas que se hacen para gusto y placer, aparte de la penetración.

Desde los clásicos llamamos a ese conjunto de cosas ars amandi o amatoria. Fue Ovidio en el año 1 de nuestra era, el que acuñó esa fórmula o expresión, esa noción. El amarse de los humanos (la amatoria o ars amandi) no es el copular para reproducirse, tal como sucede en todas las especies. La humana tiene este distintivo: que hace el amor para amarse. Y por eso, la penetración no es necesaria.

El dato fue confirmado en laboratorio cuando Masters y Johnson lo observaron en su célebre obra de 1966. Esa creencia del protagonismo de la penetración, hoy extendida de tantas formas, no corresponde con los deseos sino con la inducción de la costumbre, reforzada por otras muchas cosas.

La lista de a-conceptivos es, pues, de una utilidad previa y más básica que la lista de los anti-conceptivos. Sólo consiste en un cambio de clic que nos dice que la penetración es sólo un punto más del ars amandi. Pero ni es el único, ni, de lejos, el más apetecible. Por supuesto que ambas listas se pueden combinar. Pero algunas ventajas van aún más lejos. Los a-conceptivos no cuestan dinero, no tienen fecha de caducidad. Y no los muerde ni los pincha el gato(!).

Por eso, junto a la lista de anti-conceptivos, seguimos ofreciendo la lista de a-conceptivos que es un conjunto de gestos o actos que pueden ser más estimulantes y deseados que la manida penetración. Esto resulta una sorpresa, cuando es confundido con jergas o lenguajes viejos o trasnochados. Los clásicos no pasan nunca de moda. Y siempre nos sorprenden.

(E.Amezúa)

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *