Alonso preguntada 3 semanas antes

Les partico mi situación, hace un par de años tuve mi primera relación de noviazgo. Esta chica que fue mi novia yo la quise mucho, quizás demaciado, era la primera vez que experimentaba todo ese mundo de amor y sentimientos encontrados. Por esa misma razón la relación no duró más de medio año, yo era bastante inmaduro e ingenuo. El rompimiento fue devastador, pero nada imposible de superar, esto es algo por lo que casi todos han pasado. Pero mi problema empezó aquí. Ella y yo eramos compañeros de colegio aparte compartíamos las mismas amistades. Eso términó haciendo que convivieramos mucho. Como se lo pueden imaginar yo seguía enamorado de ella, y mi entorno no era precisamente favorable para olvidarla, mi único alivio en ese momento era que estábamos cursando el último año. En mi mente esa era la oportunidad para separar nuestros caminos. Mi debilidad o mi misma ingenuidad me hizo pensar que sería bueno ser amigos. Durante este período de “amistad” hubieron varias situaciones en las que se revivan los momentos de nuestro noviazgo…. Todo muy bello en el momento, pero luego caía el martillo de la realidad y me destrozada un poco más el corazón. Bueno prosigo, en una de nuestras muchas pláticas yo le comenté que no sabia aun que carrera universitaria escoger. Por eso iba a llevar un curso para aprender inglés, en lo que reacomodaba mis ideas. Aquí llegó una de las mejores y peores noticias para mi en ese momento. Ella también iba a cursar el ingles y encima eramos compañeros…. Boom me explotó la cabeza en un sin fin de pensamientos. Imposible empezar la ley del hielo después de haber sido amigos todo el año. Ella desde el primer día se sentó junto a mí y así poco a poco nuestra relación de amigos creció y creció. Yo tomé el valor y quise frenar todo. Le dije todo lo que sentía y pues… No recibí la respuesta que quería, pero sí la que esperaba… Estuvimos distantes un par de días. Me sentía triste, pero aliviado de que pude sacar todo eso que me pesaba dentro. Aquí se da el tercer impacto, ella me vuelve a buscar (en la forma que se acercaba a mí me dio la impresión de que estaba pasando por algo) después de todo era la persona que más había querido… Por lo tanto volví a hablar con ella e iba a su casa cuando me invitaba. Así poco a poco se volvió a forjar nuestra espinosa amistad. Ya para ese entonces estaba completamente confuso de lo que quería si seguir con nuestra amistad agridulce o separarme de ella abruptamente para cortar todo lazo definitivo… Y Llegó la cuarta campanada, en una de mis visitas a su casa, tuvimos algo de intimidad. Recorriendo todas las bases pero sin tener sexo, Eso hizo que todo se volviera claro… Podíamos ser “amigos con derechos” las visitas se volvieron más frecuentes y todo era perfecto… Hasta que llegó alguien más y le robó el corazón a ella. Otro fuerte golpe de la realidad. Irónicamente su amor no era correspondido…. Y yo me convertí en su pañuelo de lágrimas. La apoyé en todo lo que pude y fui su soporte emocional, apesar de que yo estaba más rato que ella… Pasado el tiempo la tormenta pasó y en la tranquilidad encontré la oportunidad de ser egoísta y decirle el daño que me estaba haciendo nuestra amistad que me diera mi espacio para poder olvidarla… Esto continuo así hasta un par de encuentro casuales con amigos… Todo iba bien hasta hoy. Que me doy cuenta que soy incapaz de enamorarme de alguien más… Lo he intentado varias veces. Pero hasta ahora sin éxito. ¿Qué pasó? ¿Por qué a pesar de todo sigo enamorado de ella? ¿Estoy obsesionado?  ¿Qué debería hacer?

Your Answer

14 + 11 =