ENFERMEDADES VENÉREAS

ENFERMEDADES VENÉREAS

El nombre de «enfermedades venéreas» viene de Venus, diosa del amor, por ser adquiridas en esta práctica. Su designación empezó en el siglo XV. El apelativos «Sífilis» a una de esas enfermedades data del siglo XVI. Sífilis era el protagonista de un poema que escribió un médico llamado Francastorius en 1530. Este divulgador sanitario se dedicó a la información de todo lo que él sabía sobre el tema. Su poema sobre «Sífilis» fue muy célebre. Y el nombre quedó consagrado desde entonces.

Otra designación –por desgracia muy extendida─ ha sido la de «enfermedades vergonzosas o nefandas». El apelativo, nada amable ni genital, procede del carácter culpabilizante y cómplice de la mismas, según han sido consideradas durante el tiempo que sabemos. La Organización Mundial de la Salud ha hecho un esfuerzo digno de todo elogio en el cambio de nombre de estas enfermedades. De hecho, estrictamente y en rigor, su nombre y apelativo, tanto científico como técnico, es el de ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL (E.T.S.). De buena gana invitamos a que este gesto sea tenido en cuenta. No es simplemente un problema de nombre. Es todo un contexto el que este cambio implica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *