En el marco de la Terapia sexual se conoce como unidad clínica la relación misma, su ars amandi, por oposición a los problemas tal como se presentan en cada uno de los que forman dicha unidad. "El objeto clínico es la relación". Esta clave básica ocasionó sin duda, desde su formulación, una gran revolución, que junto con las otras dos —la relativa a la etiología y diagnóstico y la del mismo tratamiento— constituyen las características más propias del modelo de la Terapia sexual

VER TAMBIEN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *